lunes, 10 de agosto de 2009

Día del niño kayicida

Como todo niño que somos o guardamos dentro, no podíamos ser menos en un día como este. La ansiedad no dejó que el frío ni el sueño nos quitaran las ganas de remar con amigos. El Domingo temprano salimos con rumbo a Villa Urquiza y a madia mañana, mientras desarmaba la carpa uno que ya estaba allí del día anterior, nos arrimábamos a la orilla con todas las “cacharpas”. El clima permanecía fresco y el cielo cubierto, remontamos el río unos km y ya estábamos con ganas de encender el fuego. En pocos minutos y muy cerca de Colonia Celina ya teníamos el asado a la brasas tan esperado. Un poco de mates y pan con chicharrón nos ayudó a controlar en hambre que crecía con ese aroma que salía del fogón. Al cabo de unos ratos de charlas y risas, se fueron preparando para el almuerzo. Después de comer recalentamos el agua de los termos y nos subimos a los botes para dejarnos llevar río abajo y de regreso a casa. El sol nos acompañó todo el camino y una leve brisa nos sacudía un poco el agua para hacerlo más interesante. Que hermoso día del niño entre amigo.

1 comentario:

Julián dijo...

¿Y los niños?????

Seguidores

Amigos del delta